Loket
Republic Historias
Tan cerca de las estrellas Praga Los tesoros de la tierra Pálava Cuidados reales Mariánské Lázně Corazón espiritual de Moravia Olomouc Capital de la cerveza y de la cultura Pilsen Horizontes mágicos Macizo Central de Bohemia (České středohoří) Un cuento sin fin Český Krumlov La isla del arte bárroco Kuks Llave al Reino de Bohemia Loket Alguien lo prefiere caliente Karlovy Vary El lugar de la reconciliación Mikulov Al ritmo de la arquitectura Praga
© Ladislav Renner

Loket Llave al Reino de Bohemia

La historia de las Tierras Checas está estrechamente vinculada con la historia de Alemania, concretamente al poderoso Sacro Imperio Romano, como hace referencia la frontera compartida flanqueada de numerosos lugares repletos de restos de los diversos enfrentamientos acontecidos entre sí, así como de los encuentros realizados entre ambas culturas.

Uno de esos lugares es el castillo de Loket al que desde tiempos inmemorables se le apoda como “La  LLave del Reino Checo”. Antiguamente se decía que el que conquistara a Loket, conquistaría todo el Reino Checo. Y posiblemente, no les faltaba razón porque en el Medievo el poderoso castillo era un punto estratégico como línea defensiva y la puerta de acceso a las entonces Tierras de la Corona Checa. Su construcción se remonta al siglo XIII cuando el rey checo Venceslao I lo mandó edificar como posible fortaleza inconquistable al situarla sobre un promontorio de roca protegido por tres de sus lados por el cauce del río Ohře. Durante las guerras husitas en el siglo XIV, sus habitantes comprobaron el carácter inexpugnable de Loket al resistir en tres ocasiones al asedio por parte de los husitas. Paradójicamente a pesar de ser históricamente reconocido por los diferentes conquistadores, que le asediaron o atacaron, como un lugar inalcanzable, hoy en día es uno de los pocos castillos dentro de la República Checa que mantiene abiertas sus puertas a los visitantes durante todo el año. 

La inexpugnabilidad de las murallas y su situación en medio de bosques silvestres, predeterminó el destino oscuro del castillo de Loket. Incluso el emperador del Sacro Imperio Romano Carlos IV (+1378) sufrió en sus propias carnes el frío gélido de Loket, cuando en su infancia estuvo preso bajo sus fuertes muros en más de una ocasión. Algo que aun hoy nos sorprende porque a pesar de tales desdichas no creció en él un odio hacia el lugar por lo que al llegar a adulto a menudo visitaba Loket en búsqueda de descanso y, sobre todo, para salir de caza por los extensos cotos reales y los bosques circundantes. Durante una de sus aventureras expediciones en busca de animales salvajes, su séquito descubrió los efectos curativos de los manantiales del cercano valle del río Teplá, por ello más tarde el mismo emperador hizo fundar el balneario Karlovy Vary, hoy mundialmente conocido.

El Waterloo de Goethe

El romántico ambiente de una ciudad medieval, las bellezas de una naturaleza intacta y el encanto del impetuoso río Ohře han dejado pasmados no solo a los dueños de las Tierras Checas, sino también a muchas almas románticas, amantes, poetas y aventureros. Uno de ellos fue el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe. Amaba Loket y sus maravillosos alrededores y con frecuencia los visitaba durante sus viajes por la Bohemia del Oeste. En el crepúsculo de su vida, luchó aquí, como caballero, por el corazón de la joven baronesa Ulrike von Levetzow, con la que incluso festejó, en el hotel Caballo Blanco (Bílý kůň), su 74 cumpleaños, el 28 de agosto de 1823. Pero igual que los invasores no lograron entrar en las calles de la ciudad a través de las puertas del castillo de Loket, tampoco el gran poeta logró conquistar el corazón de la joven aristócrata. Más tarde, Goethe describió su decepción tras la fracasada relación en su Elegía de Mariánské Lázně.

La belleza de Loket es inefable. Es como una obra de arte que se puede admirar desde todas sus partes. Johann Wolfgang von Goethe

Otro de los personajes famosos al que los juegos del destino condujeron a las románticas calles de la ciudad de Loket no fue otro que el mismo agente secreto al servicio de Su Majestad la Reina de Inglaterra. Bond. James Bond. En 2006, los exteriores de la ciudad sirvieron como escenario para el rodaje de la película Casino Royal en la que Loket “desempeñó el papel” de localidad veraniega de Montenegro. Si sigues la pantalla con atención, incluso verás en una de las tomas el rótulo del Hotel Fatal de Goethe.