Mariánské Lázně
Republic Historias
Tan cerca de las estrellas Praga Los tesoros de la tierra Pálava Cuidados reales Mariánské Lázně Corazón espiritual de Moravia Olomouc Capital de la cerveza y de la cultura Pilsen Horizontes mágicos Macizo Central de Bohemia (České středohoří) Un cuento sin fin Český Krumlov La isla del arte bárroco Kuks Llave al Reino de Bohemia Loket Alguien lo prefiere caliente Karlovy Vary El lugar de la reconciliación Mikulov Al ritmo de la arquitectura Praga
© Ladislav Renner

Mariánské Lázně Cuidados reales

Originalmente era sólo una inhóspita tierra pantanosa en la Bohemia del Oest. Pero a principios del siglo XIX se desarrolló una ostentosa ciudad balneario que pronto atraería a renombrados compositores, filósofos, escritores o estadistas. Aquí trabajaron en sus composiciones Gustav Mahler y Richard Wagner, en el campo de golf local mejoró su handicap Rudyard Kipling, y Alfred Nobel y Maxim Gorki curaron sus dolencias en el balneario. Sigmund Freud, tomando un baño de barro medicinal, meditaba sobre las interminables profundidades del alma y Thomas Alva Edison, por su parte, reflexionaba sobre nuevos inventos, disfrutando de las comodidades del hotel de cinco estrellas Esplanade. Mark Twain incluso describió su estancia en el balneario en un artículo algo satírico titulado „Marienbad - A Health Factory“. Hoy en día, paseando por Mariánské Lázně a cada paso encontrarás recuerdos de sus estadías.

Entre las decenas de visitantes famosos recibidos destaca el nombre del rey británico Eduardo VII, que probablemente se enamoró de este balneario como de ningún otro lugar de la Europa continental, y desde 1897 lo visitó en nueve ocasiones más. En los tiempos de sus estancias, que solían coincidir con el mes de agosto, la ciudad se convertía durante varias semanas en el centro del acontecer mundial al ser el nuevo lugar donde provisionalmente se mantenían las negociaciones sobre las  principales cuestiones políticas. 

La estancia del monarca británico no sólo la recuerdan los nombres de los salones del hotel Nové Lázně, donde, en 1904, se reunió con el emperador austro-húngaro Francisco José I, sino también el campo de golf que figura entre los más antiguos de Europa. Su establecimiento se debe mucho a Eduardo VII, que tampoco faltó a su inauguración. Y también gracias a él dio comienzo a una nueva  época de esplendor del golf local,  interrumpida únicamente por la Segunda Guerra Mundial.

El club de golf recuperó su prestigio perdido tan sólo después de transcurrir cuarenta años de estancamiento y tras languidecer debido a la época comunista. Sus éxitos cautivaron incluso a la familia real británica que aun habiendo transcurrido cien años no había olvidado la hazaña fundadora de su antecesor. Debido a la decisión de la reina Isabel II de Gran Bretaña, desde 2003 el club, siendo el único en Europa Central, ostenta el derecho de usar el título “Royal Golf Club”. Por lo tanto no es difícil que te encuentres, en el lugar de la salida, con alguna de las célebres personalidades del mundo.

Tratamiento del cuerpo y del alma

¿Qué tipo de visita a un balneario sería si no aprovechases la amplia oferta de tratamientos termales, salones de wellness o programas de tonificar el cuerpo? Disfruta de los cuidados de máxima calidad que unen los conocimientos más nuevos con la tradición de más de doscientos años de experiencia.

La variopinta composición de los manantiales minerales que brotan en Mariánské Lázně es apropiada para el tratamiento de diversas dolencias. Debido a un alto contenido de dióxido de carbono, los baños minerales o de gas representan algo único en el mundo.

En el complejo Health Spa Resort, en el propio corazón de la ciudad, entenderás por qué el rey Eduardo VII se enamoró tanto de este balneario. Incluso puedes disfrutar de un baño mineral en la Cabina Real, la misma que el monarca usaba durante su estancia. Bajo los techos decorados de los históricos Baños Romanos, desaparcerán por un rato todas tus preocupaciones del mundo exterior. También los cercanos baños de turba, que constituyen el establecimiento más antiguo de este tipo en Europa, representan una excelente posibilidad para relajarte.