Pálava
Republic Historias
Tan cerca de las estrellas Praga Los tesoros de la tierra Pálava Cuidados reales Mariánské Lázně Corazón espiritual de Moravia Olomouc Capital de la cerveza y de la cultura Pilsen Horizontes mágicos Macizo Central de Bohemia (České středohoří) Un cuento sin fin Český Krumlov La isla del arte bárroco Kuks Llave al Reino de Bohemia Loket Alguien lo prefiere caliente Karlovy Vary El lugar de la reconciliación Mikulov Al ritmo de la arquitectura Praga
© Jan Halady

Pálava Los tesoros de la tierra

Si en una tertulia se trata el tema de dónde proceden los mejores vinos de la República Checa no cometerás un error si dices que los de mayor calidad maduran, sin lugar a dudas, en las laderas bañadas por el sol de la región movava de Pálava. La inmensa mayoría de los expertos y conocedores del vino coinciden en ello. Y no es nada de extrañar porque, desde tiempos inmemorables, esta región reúne las mejores condiciones ambientales para el cultivo de la vid. Pálava es la zona más cálida y más seca de la República Checa, donde, supuestamente, los vinicultores prosperan desde el segundo siglo después de Cristo.

Hasta el día de hoy, son muchas las leyendas que se cuentan sobre los comienzos de la viticultura bajo los Montes de Pálava (en checo Pálavské vrchy). Según algunas, los primeros viticultores locales fueron los legionarios romanos, en la época en la que la frontera del Imperio Romano llegaba hasta estas tierras. Por otra parte, sabemos que los celtas asentados en la llanura de Pálava con gusto tomaban el vino y practicaban un intenso comercio con los romanos. Sin embargo, la primera mención escrita sobre ello, aparece en las crónicas de los siglos VIII y IX. Allí podemos leer que los gobernadores de aquel  entonces bien sabían cuál era el tesoro que madura bajo el sol de Pálava.

La mejor opción para cualquiera que desee emprender un viaje al pasado para descubrir la historia del vino de Moravia y de esta región,  es empezar en su centro sempiterno: la ciudad antigua de Mikulov. En el subterráneo del palacio de Mikulov podrás contemplar una amplia exposición y varios monumentos históricos entre los que destaca un gigantesco barril de vino, procedente del siglo XVIII. Pero las auténticas experiencias te esperarán detrás de las puertas de Mikulov. Después de escuchar una interesante introducción teórica sobre el gremio que te tienen preparada, toma tu bicicleta y sal de la ciudad dirigiéndote hacia el sur.

Una de las numerosas rutas ciclistas atraviesa el pintoresco paisaje, que en 1986 fue declarado reserva de biosfera por la UNESCO y que protege uno de los ecosistemas mundiales más importantes. Pasarás a lo largo de varias ruinas de gran belleza: Sirotčí hrádek (en español Castillo del Huérfano), capilla de San Antonio y Dívčí hrad (en español Castillo de Muchachas). Después de dejar atrás ésta última, te recomendamos desviarte un poco del camino. La vista que se te ofrecerá desde el castillo Dívčí hrad hacia las presas de Nové Mlýny vale la pena aunque te suponga un esfuerzo extra la subida de la cuesta que te devuelve al camino. A tus pies contemplarás, como al alcance de tu mano, una vasta llanura, así como el destino de tu excursión: el pueblo de Pavlov, y justo al lado la localidad de Dolní Věstonice, el yacimiento más importante de los restos prehistóricos de los cazadores de mamuts. El resto del camino hacia el pueblo vinícola de Pavlov atraviesa los viñedos y te conducirá hasta el centro mismo de la aldea. Te recomendamos comenzar la visita con un paseo por el pueblo cuya historia se remonta al siglo XI. Merecen especial atención las tradicionales casas con hastiales barrocos del siglo XVIII, la iglesia barroca de Santa Bárbara y el pintoresco cementerio bajo el monte de Děvín.

Sirotčí hrádek (Castillo de Huérfanos)

Pavlov

Děvín

Sirotčí hrádek (Castillo de Huérfanos)

Capilla de San Antonio

Dolní Věstonice 

Dívčí hrad (Castillo de Muchachas)

{}
Mapa